Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche, son mis nombres y apellidos. Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor. Mil gracias por su presencia en estos humildes lares.

Mis versos, mis relatos, mis canciones, mis obras de arte y, en general toda mi actividad artística, se halla consignada en este espacio virtual que es como mi refugio, es el lugar en en cual me encuentro conmigo mismo y soy lo que realmente quiero ser.

Mi cuerpo está hecho de maíz, habas y papa, mi sangre es verde esmeralda. Mis manos trabajan con el arado y el azadón, pero también elaboran artesanías con amero, fique, paja, tagua, madera, carbón y guadua. Mi voz entona melodías carrangueras acompañadas de instrumentos como el tiple, requinto, guitarra, raspa o guacharaca. Mis platos favoritos son el cocido boyacense, longaniza, rellenas, mute, mazamorra, almojábanas, arepas de maíz, génovas, envueltos, tamales y muchas delicias más. Mis deportes preferidos son el tejo y el ciclismo, además juego trompo, rana y bolo criollo. Me visto con ruana, sombrero, pañolón y muchos otros tejidos elaborados en lana virgen de oveja, macramé y curo. Mis bebidas favoritas son la chicha, el guarapito, el sabajón de feijoa y el vino de maracuyá. En resumidas cuentas: soy boyacense, sumercé.

El departamento de Boyacá es uno de los más queridos por los colombianos, considerado como la cuna de las campañas libertadoras, es un bello territorio lleno de historia con relatos de grandes personajes e inolvidables batallas, es reconocido como el altar de la patria y el lugar donde nació la República de Colombia. La hermosa tierra de donde soy, es una región que aún conserva sus tradiciones y costumbres campesinas. Somos gente muy cordial, la ciudad se mezcla con el campo y en las fiestas populares se departe en medio de celebraciones religiosas, culturales y deportivas, que son una verdadera integración ciudadana. Además, tenemos hermosos paisajes, sabrosas comidas, variados climas y cantas muy alegres para que vengan a disfrutar en santa paz. 

Me propongo, en mi constante trajín, trabajar por el resurgimiento de nuestro nativo patrimonio a nivel cultural, artístico y deportivo: utilizando la poesía, la música y el canto como medios de transmisión oral para incubar en cada uno de los corazones boyacenses la preciada semilla de las costumbres ancestrales, intentando que trascienda en el tiempo y sea la base para que las nuevas generaciones construyan su propia identidad social sin olvidar sus verdaderas raíces. Porque un pueblo que cultiva tradiciones y cultura, es pueblo que para siempre su historia tiene segura.

Y esto dijo el armadillo debajo de un palo'e tuno: aunque le ofrezcan el cielo no hay como la tierra de uno... y se "jue" camino arriba de gancho con su armadilla, más "jachoso" que ninguno.


Lizararte, Arte y Cultura - Autor y Director: Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche - Derechos Reservados - Copyright 2008/2019


Facebook............................Twitter............................YouTube...........................Soundcloud